Doña Gloria Magallón de Chávez habló ante la cámara de Canal 5

POR HÉCTOR MANUEL CÉSPEDES RODRÍGUEZ

Dicen que cuanto te gusta tu trabajo, ni siquiera parece trabajo, y a mi me encanta mi trabajo en los medios de comunicación, así que lo disfruto al máximo. Hace algunos días nuestra Directora, la señorita Hortensia Toscano Mora, me encomendó hacer una entrevista para Canal 5 “Voz e Imagen del Valle de Apatzingán”, me gustó tanto ir a esa entrevista, que con gusto decidí compartirles aquí parte del resultado de ella.

Doña Aurora Magallon viuda de Chávez, nos recibió junto con mi compañero camarógrafo Carlos Valencia Zamora, a quien llamamos “El Gallo”, abriéndonos las puertas de su hogar como si fuéramos viejos amigos, lo cual nos conquistó de inmediato. Su casa, ubicada en pleno centro de la ciudad, en la calle Francisco J. Mújica, es una de esas casas que encantan, no sólo por ser una casa muy fresca, con portales interiores y con un amplio patio, sino por la cantidad de recuerdos que se guardan en ella.

Durante la entrevista, Doña Aurora fue relatando algo de los años felices que ha vivido en esa casa, principalmente los más de cincuenta años que duró su matrimonio con Don José Chávez Márquez, a quien todos en Apatzingán conocimos en el mundo social y de la política como “El Dorado”, un personaje que junto con su hermano Don Fernando Chávez Márquez, por muchos años tuvieron en sus manos los hilos de la política en Apatzingán, siempre en el Partido Revolucionario Institucional.

Con una lucidez tremenda para sus más de 96 años de edad, mientras me mostraba algunas fotografías de su ya desaparecido esposo con personajes de la política estatal y federal, entre ellos el señor General Lázaro Cárdenas Del Río; Doña Aurora me platicó del por qué le decían “El Dorado” a Don José Chávez Márquez, y así puedo compartirles a nuestros estimados lectores, que ese apodo se lo impusieron desde sus años de infancia por tener el cabello tan dorado como el sol; al momento que me hacía su relato, Doña Aurora parecía tener frente a ella a su marido, pues movía sus manos como si le estuviera acariciando su cabellera dorada.

Durante la entrevista, Doña Aurora evocó la figura de su suegra, Doña Ruperta Márquez, de quien en lo personal ya tenía referencias, no porque la haya conocido, sino porque Don Antíoco Prado Reyna le dedicó en más de alguna ocasión algunos párrafos en sus famosas crónicas. Nunca había escuchado a una nuera expresarse tan maravillosamente de su suegra, y es que como dice Doña Aurora, Doña Ruperta siempre la vio y trató como si fuera su propia hija, dándole consejos.

Hacerle esa entrevista a Doña Aurora, fue una oportunidad de ir al pasado de nuestra ciudad y nuestro municipio, ya que lo mismo nos hizo un relato de las fiestas octubrinas que le tocó vivir, como una magnífica descripción de lo que fue el Apatzingán de ayer, obviamente muy a su manera.

Así que con afectuosos saludos de parte de nuestra Directora y de parte nuestra, espero que alguno de sus nietos, bisnietos o tataranietos, tenga a bien leerle estas líneas que hoy le he dedicado. Hasta la próxima.

Artículos Relacionados

Top