Doña #Tencha Toscano Mora ya está al lado de su #mamá y sus #hermanos

POR HÉCTOR MANUEL CÉSPEDES RODRÍGUEZ.

Hoy es uno de esos días en que no sé cómo empezar a escribir, y como dice la canción, parece que anda uno sin rumbo fijo ni dirección; y es que mientras se hace la redacción de la presente edición del Semanario Época, nuestra Directora, la señorita Hortensia Toscano Mora está tendida, congregándose a su velorio todos sus conocidos y amigos, en tanto que quienes no pudieron hacerlo personalmente, se hacen presentes a través de mensajes en las redes sociales o con esquelas en los periódicos más importantes de la región y el Estado.

Ya Doña Tencha saluda y abraza nuevamente a su mamá, la siempre recordada señora Doña Vicky Mora de Toscano; allá en aquella misma dimensión estrecha la mano de sus hermanos, Don Emiliano y Doña Gloria Arcelia Toscano Mora; por lo tanto, lo que es momentos de tristeza para quienes nos quedamos acá, para ella son momentos muy especiales.

Don Pepe Andrade García, Don Nacho Reza Chávez, el Dr. Fidel Liera Vargas y el Don Antíoco Prado Reyna, seguramente han salido a su encuentro en aquellos lugares, donde ya no siente los dolores que la aquejaron en sus últimos días; ellos la ponen al tanto de cómo son las cosas allá y, sin duda alguna, le agradecen la despedida que ella les brindó cuando se nos adelantaron al viaje final.

No me decidí a escribir hoy una reseña de su vida, porque en esta misma edición, estimados lectores, ustedes podrán leer las letras que todavía en vida le dedicó la periodista Grecia Ponce, una amiga muy entrañable que tenía Doña Tencha en la ciudad de Uruapan, a la cual desde aquí le enviamos nuestro agradecimiento.

Me decidí a escribir hoy, ante tales circunstancias, cuando parece que las ideas se escapan, porque justo es expresar nuestro público reconocimiento a su trayectoria en el periodismo de la región y el Estado; en lo particular, agradecer sus enseñanzas, que fueron muchas y tal vez no todas las hemos puesto en práctica, porque como ella y Don Nacho Reza decían, cada quien tiene su estilo de llevar la vida y de escribir, nadie somos copia de nadie, pero sí hay que tomar lo bueno de quienes nos brindan una enseñanza.

No anoto los nombres de ninguno de sus familiares, para que ninguno se me sienta, pero todos saben que nuestras condolencias son sinceras; y espero en días próximos tener más calma, para así poder compartir con nuestros lectores algunas anécdotas de lo mucho que vivimos y disfrutamos al lado de Doña Tencha, un ser humano extraordinario, con quien compartimos entre otras cosas el ser amigos del Señor Cura Moisés Torreblanca Fernández, quien tuvo a bien trasladarse desde Aguililla, para oficiar la misa de cuerpo presente en la que fue despedida.

Descanse en Paz.

Artículos Relacionados

Top